miércoles, 16 de octubre de 2013

FIFA elabora un análisis sobre la clasificación de la Bicolor al Mundial de Brasil

Redacción GOLAZO / Tegucigalpa, Honduras 
Por: Redaccion Diario GOLAZO / Tomado de FIFA.COM
@DiarioGolazo

Honduras reservó el boleto para su segunda Copa Mundial de la FIFA consecutiva a lo grande, con una estilosa actuación que aupó a la Bicolor al tercer puesto de la tabla y le concedió el tercer pase automático para Brasil 2014. 

Con su fluida mezcla de poderío físico y sutileza, los Catrachos hicieron gala de una forma estupenda en casa a lo largo del Hexagonal de la CONCACAF, con victorias sobre Estados Unidos y México. FIFA.com repasa las cinco claves de la clasificación de Honduras para Brasil 2014. 

La derrota de Estados Unidos: un buen principio: Todo viaje, por largo o corto que sea, empieza con un primer paso. La trayectoria de Honduras por el Hexagonal de clasificación comenzó con el primer paso más firme y decidido de todos los posibles. La selección estadounidense de Jurgen Klinsmann llegó rebosante de ambiciones a San Pedro Sula el pasado mes de febrero y, cuando Clint Dempsey marcó el primer gol del partido a falta de diez minutos para el descanso, todo apuntaba a que se hallaba bien encarrilada para cumplirlas.

Pero Honduras, con la inestimable ayuda del sofocante calor, de la pasión de su público y de su buen juego, dio la vuelta al marcador. Una acrobática chilena de Juan Carlos García igualó la contienda, y Jerry Bengtson, ariete del Revolution de Nueva Inglaterra en la MLS, aprovechó un fallo defensivo del rival para sentenciar la victoria por 2-1 en los últimos segundos. El resultado dio pábulo a la polémica en Estados Unidos y se celebró con una gran fiesta en las calles de San Pedro Sula. 

La comodidad del hogar: Como suele ser habitual en la zona de la CONCACAF, los buenos resultados en casa se han convertido en un factor decisivo para el triunfo de Honduras en la fase de clasificación. La H se mantuvo imbatida en su feudo a lo largo de diez partidos, disputados tanto en San Pedro Sula como en la capital, Tegucigalpa.

Los empates a 2-2 con Panamá y México pusieron en evidencia que los Hondureños no ejercían un dominio absoluto en su territorio, pero eran capaces de ofrecer ese tipo de forma que, combinada con resultados impresionantes a domicilio, basta para alcanzar los objetivos propuestos. "En casa no debemos dejar de ganar ni regalar puntos", declaró el volante Wilson Palacios. "Es donde hay que ponerle ganas y redondear la labor".  

Victoria en el Azteca: Si bien los equipos con más solera podrían calificar de "aceptables" las actuaciones de la Bicolor en su feudo, la victoria en la capital de México del 6 de septiembre de 2013 se describirá por siempre con superlativos como "histórica" y "sensacional". Los Catrachos perdían por un gol al término de la primera parte y el seleccionador Luis Fernando Suárez, decidido a plantar cara con todas las armas, añadió un segundo delantero.

El cambio produjo inmediatamente el efecto esperado y Honduras empezó a dar réplica al rival. El recién ingresado Bengtson acertó su remate en boca de meta en el minuto 63 y, dos minutos después, el veterano delantero Carlo Costly, afincado en un club chino relativamente desconocido, quebró la defensa mexicana para otorgar a los suyos una decisiva victoria por 1-2.

El resultado hizo añicos las esperanzas que albergaba México de hacerse con el pase automático y le costó el empleó a su entonces director técnico, "Chepo" de la Torre. Para Honduras, "el Aztecazo" será por siempre uno de los momentos legendarios de su historia deportiva. 

Alquimia en el mediocampo: El centro del campo Hondureño estuvo sensacional durante las últimas rondas de clasificación. Wilson Palacios, mediocampista del Stoke City, cambió su curtida piel de batallador expeditivo y enérgico por la de volante refinado. Además de su habitual contundencia en el robo del balón, el ex del Tottenham añadió a su juego un toque de creatividad y finura en ataque, hasta el punto de anotar un maravilloso gol en el empate con Panamá que le granjeó la admiración de toda la región.

Pero no fue el único que contribuyó a transformar el mediocampo de Honduras. Óscar Boniek García, de la liga estadounidense, planteó una amenaza constante por la banda con su velocidad y capacidad de trabajo, al igual que Emilio Izaguirre, veterano del Celtic de Glasgow.

Roger Espinoza, campeón de la Copa de la FA con el Wigan, un mediocampista que podría haber optado por jugar con la selección de Estados Unidos, se convirtió en la gran revelación en las filas de Honduras. "Hemos dado con una mezcla de jugadores jóvenes y veteranos que nos está funcionando muy bien", explicó a FIFA.com este referente de la selección Catracha, que causó sensación por primera vez la H en los Juegos Olímpicos de Londres.

Bengtson silencia a sus críticos: No hay campaña de clasificación exenta de polémica. Honduras ha vivido también las suyas, entre las que destaca el caso del delantero Bengtson. Al ariete le sentó mal contemplar desde el banco la victoria por 2-0 sobre Jamaica, y abandonó la Selección antes del encuentro siguiente, una derrota por 1-0 ante Estados Unidos.

Después de dos tropiezos consecutivos (previos a la victoria sobre Jamaica), la falta de disciplina se antojaba un acicate para el desconcierto en la concentración Catracha. Sin embargo, en lugar de hacer escarnio público de Bengtson, el seleccionador Suárez llamó al astro del Revolution, le puso la mano en el hombro y lo acogió de nuevo en el seno de la Bicolor.

Insistiendo en que "es demasiado importante para el equipo", tras pedir disculpas a su jefe y a sus compañeros, Bengtson dejó que sus pies hablaran por él y marcó un GOL en la histórica victoria contra México, que puso en nueve tantos una cuenta particular que lo ha proclamado máximo anotador de su equipo.