domingo, 22 de junio de 2014

Carlo Costly a FIFA.COM: "La esperanza es lo último que se pierde, Pero tenemos la ilusión, la fe en Dios de que todo va a salir bien, nos aferramos a eso"

Redacción GOLAZO / Tegucigalpa, Honduras
Por: Jose Antonio @JoseAntonioHN / Tomado de FIFA.COM
@DiarioGolazo 


Foto: AFP
32 años después Honduras volvió a anotar en una Copa del mundo. Y aunque se perdió 2-1 con Ecuador, ese tanto de Carlo Costly al minuto 31  que ponía en ventaja a Honduras hizo gritar de emoción a 8 millones de Hondureños, de los cuales, la mayoría, nunca había vivido algo similar en mundiales, En entrevista con el sitio web oficial de la FIFA, el Cocherito explicó lo que significa para él y sus compañeros de la selección nacional de Honduras ese gol, que permanecerá por mucho tiempo en el consciente colectivo de los Hondureños.

La anotación del espigado delantero no sólo había puesto en ventaja a Honduras a los 31 minutos de la primera etapa, sino que también cortó la racha negativa de 511 minutos sin poder convertir en Mundiales, a sólo 6 de la peor marca, que pertenece a Bolivia (517). El último tanto mundialista catracho lo había materializado Eduardo Laing ante Irlanda del Norte, el 21 de junio de 1982 en la Copa Mundial de la FIFA disputada en España.

"Cuando marqué el gol estaba contento, porque 32 años ya es mucho tiempo, difícil de superarlo, pero se rompió ese mito, esa maldición que venía desde hace tanto. De todos modos nos quedó un sabor amargo porque teníamos todo para ganar el partido, lastimosamente no se nos dio pero nos fuimos con la frente en alto porque jugamos bien" señaló Costly a FIFA.COM tras el encuentro.

Sobre la importancia del tanto, Cocherito, como se lo conoce, reconoció que "posiblemente sea el gol más importante de mi carrera, porque todos los días no se juega un Mundial y se mete un gol. Tal vez sea recordado un poco, pero lo que yo busco no es el reconocimiento personal, sino que la selección de Honduras avance en este Mundial".

La esperanza no se pierde: La derrota caló hondo en los futbolistas centroamericanos, que confiaban en una victoria que les permitiese encarar el último partido con mayores posibilidades de clasificación. "Nos faltó un poquito más de concentración, sobre todo a balón parado. Estuvimos un poco imprecisos, debemos trabajar en ese aspecto. Pero lo hicimos bien, pese a que nos cayó el segundo gol nos fuimos al ataque con todo y tuvimos algunas posibilidades, sólo nos faltó concretar".

Costly tuvo autocrítica: "Los errores hay que tratar de cometerlos en la menor cantidad posible, en el tiro libre de ellos cometimos una falta que no debimos haberla cometido, pero debemos levantarnos, trabajamos mucho para estar aquí y no nos vamos a rendir tan fácilmente"

Honduras debe enfrentar a Suiza en el tercer partido por el Grupo E. Necesita ganar en lo posible por varios goles y esperar el resultado de Francia-Ecuador, para poder acceder a la segunda ronda. "La esperanza es lo último que se pierde, sabemos con Suiza que va a ser un partido muy difícil porque conocemos bien cómo juegan ellos. Pero tenemos la ilusión, la fe en Dios de que todo va a salir bien, nos aferramos a eso"

Costly, hijo de Allan, mundialista con Honduras en España 1982 y que nació días después de la disputa de ese certamen ecuménico, es un optimista nato y no cree en superstición alguna. "Uso el número 13 en la camiseta en principio porque me lo dieron, pero luego me gustó y me ha venido muy bien. Siempre meto goles con ese número y ahora a cada equipo que voy pido que me den la 13" comenta entre risas.