miércoles, 24 de julio de 2013

¡Continua la "Paternidad" Gringa!

Redacción GOLAZO / Tegucigalpa, Honduras
Por: Jose Antonio @JoseAntonioHN 
@DiarioGolazo 

La historia se repitió, no hubo milagro. Estados Unidos derrotó 3-1 a Honduras y volvió a clasificarse a la final de la Copa Oro, en partido disputado en el estadio de los Dallas Cowboys. 

El técnico, Luis Fernando Suárez, pensó que la inclusión de un jugador "sorpresa" le funcionaría como en otras ocasiones; sin embargo, el debutante Diego Reyes (Real Sociedad) no gravitó y se vio a la deriva, como el resto del equipo Catracho.

Temprano los estadounidenses se pusieron ventaja (10’) con el gol de Eddie Johnson, el mismo que "vacunó" a la Bicolor en 1-0 de la eliminatoria. El eje de ataque yanqui fusiló a Donis Escober después de dejar atrás a la lenta defensiva Hondureña, al ser habilitado con una pared por Landon Donovan.

El tanto fue un golpe muy duro para una selección que estaba planteada para resistir y contragolpear, no para irse al ataque a buscar decididamente un gol, algo que facilitó la labor estadounidense.

A los 26’, Donovan, el gran verdugo de Honduras en los últimos años, aprovechó un despiste de un Juan Carlos García que se dejó anticipar por Bedoya, que habilitó al capitán de Estados Unidos para que este definiera tranquilamente en un mano a mano con Escober. 

En el segundo tiempo Suárez metió mano e hizo ingresar a Marvin Chávez (Diego Reyes) y Jerry Palacios (Alex López), pero el funcionamiento del equipo no cambiaría diametralmente, como todos esperaban.

La esperanza Hondureña reverdeció a los 52’, cuando Nery Medina descontó de cabeza en un tiro Libre. No obstante, la misma se apagó cuando un minuto después el mismo de siempre, Donovan, puso el 3-1 definitivo.

De allí hasta el final los estadounidenses no quisieron meter el pedal a fondo y los hondureños no pudieron. De este modo Honduras regresa a casa, debiendo cambiar inmediatamente el "chip" y comenzar a planificar el próximo juego eliminatorio, el 6 de septiembre en el Azteca ante México.

Nery Medina nos ilusiono con el gol del descuento, pero Donovan nos apago.